Postura Institucional Documento 2

La cirugía oncológica contribuye a mejorar la autoestima de la mujer con cáncer de mama

La Asociación Española de Cirujanos de la Mama recuerda, con motivo de la celebración próximo viernes del Día Internacional del Cáncer de Mama, que el objetivo de la cirugía del cáncer de mama debe tener en cuenta, además de la extirpación del tumor, la mejora de la autoestima de la mujer disminuyendo el impacto de la técnica quirúrgica en la imagen corporal femenina. Ello es posible mediante la consecución de dos objetivos: la mejora en la calidad de la cirugía conservadora y el impulso a la cirugía reconstructiva inmediata.

Los avances en el cáncer de mama han hecho que el manejo de los pacientes con cáncer de mama se haga de forma más individualizada. Al igual que la aplicación de tratamientos sistémicos (quimioterapia y /o hormonoterapia) o de radioterapia de forma personalizada, la cirugía del cáncer de mama ya no es la misma para todos los pacientes diagnosticados con cáncer de mama. Los tratamientos quirúrgicos no se reducen a una mastectomía o a hacer cirugía conservadora, si no que también han surgido nuevas técnicas que permiten mejorar no sólo el tratamiento oncológico de la paciente, si no también mejorar la calidad de vida de las mismas.

La disminución de la agresividad quirúrgica en mama y axila mediante técnicas conservadoras y biopsia del ganglio centinela, respectivamente, han posibilitado un descenso en las secuelas físicas, especialmente las derivadas de la linfadenectomía axilar y de la mastectomía. La cirugía debe permitir que la mujer con cáncer se sienta mujer y evitar la resignación a la mutilación o deformidad de su mama. El trabajo del cirujano de la mama debe girar en torno a dos objetivos.

Primero, la mejora en la calidad de la cirugía conservadora mediante cicatrices de baja visibilidad y la prevención de deformidades tras la extirpación del tumor. Segundo, el impulso de la cirugía reconstructiva inmediata, que ofrece la mejor oportunidad para aminorar el impacto de la mastectomía en la imagen corporal de la mujer, especialmente cuando se asocia a mastectomías ahorradoras de piel y de piel- pezón.

En opinión de AECIMA, la mejora de la autoestima es el nuevo horizonte para la cirugía oncológica de la mama ya que el abordaje multidisciplinar de la mujer con cáncer de mama ha permitido incrementar la seguridad durante la extirpación quirúrgica lo que nos permite mejorar en otras áreas, como la remodelación mamaria y la reconstrucción.

Deformidades y asimetrías

Durante muchos años las alternativas quirúrgicas para el cáncer de mama se han centrado en la mastectomía o en la extirpación local del tumor sin tener en cuenta el resultado cosmético y su impacto en la mujer. Pero en la actualidad la cirugía del cáncer de mama debe abarcar otros objetivos que no sean los estrictamente oncológicos, y debe centrarse también en la imagen corporal de la mujer. Por ello existe un interés creciente en disminuir la incidencia de deformidades y asimetrías en la cirugía conservadora de la mama.

Estas deformidades y asimetrías dependen de las características anatómicas de la mama y de la localización tumoral y por ello una extirpación local (tumorectomía) presenta consecuencias diferentes dependiendo del área de la mama resecada y el tipo de mama. Este es el fundamento de un nuevo concepto en la cirugía del cáncer de mama, la cirugía específica a la mama y tumor, es decir, existe un procedimiento específico para cada localización tumoral.

Formación

Este nuevo concepto hace necesario el conocimiento de múltiples procedimientos de resección y remodelación mamaria, englobados bajo el término de técnicas oncoplásticas, y que el cirujano oncólogo debe conocer. Esta nueva realidad hace necesaria una formación y entrenamiento específico de cirujano dedicados al cáncer de mama con el fin de adaptar la extirpación tumoral al tipo de tumor y de mama, individualizando para cada mujer su técnica quirúrgica idónea. Este es uno de los objetivos principales de AECIMA, facilitar la formación de cirujanos y ginecólogos en las técnicas de remodelación y reconstrucción mamaria. Esta formación y entrenamiento específico permitirá la mejor oportunidad para cada mujer con cáncer de mama.

Documento aprobado por la Junta Directiva de AECIMA el día 19 de octubre de 2012.