Noticias para pacientes

Webminar: “¿Qué sabemos del BIA-ALCL? Actualización”

Link de acceso https://zoom.us/j/94376697359

¿Los robots pueden detectar el cáncer de mama con la misma certeza que los radiólogos más expertos?

La inteligencia artificial ha alcanzado el nivel no solo de los radiólogos, sino también de los radiólogos que pasan al menos una parte sustancial de su tiempo interpretando mamografías, según un estudio en «Journal of the National Cancer Institute».

Los sistemas de inteligencia artificial pueden funcionar con la misma precisión que los radiólogos a la hora de detectar un cáncer de mama. Lo sugiere una investigación publicada en «Journal of the National Cancer Institute».

El cáncer de mama es el tumor más común en las mujeres y, a pesar de las mejoras importantes en la terapia, sigue siendo una causa importante de mortalidad relacionada con el cáncer, ya que representa aproximadamente 500.000 muertes anuales en todo el mundo.

Los programas de detección de cáncer de mama que utilizan mamografía son eficaces para reducir la mortalidad relacionada con esta cáncer. Sin embargo, precisan un gran esfuerzo humano debido a la gran cantidad de mujeres que deben someterse a exámenes de detección. Teniendo en cuenta la creciente escasez de radiólogos en la detección mamaria en algunos países, muchos investigadores creen que vale la pena investigar otros métodos de detección.

Desde la década de 1990, se han desarrollado sistemas de detección asistidos por computadora para detectar y clasificar automáticamente las lesiones mamarias en las mamografías. Sin embargo, ningún estudio realizado hasta la fecha ha encontrado que estos sistemas mejoren el rendimiento del cribado o la rentabilidad. Esto ha impedido su uso como método rutinario para la mamografía.

En este estudio, los investigadores han comparado el rendimiento de detección de cáncer de un sistema de inteligencia artificial disponible comercialmente con el de 101 radiólogos.

Cada conjunto de datos consistió en exámenes de mamografía adquiridos con sistemas de cuatro proveedores diferentes, evaluaciones de múltiples radiólogos por examen, que arrojaron un total de 2.652 exámenes (653 malignos) e interpretaciones de 101 radiólogos (28.296 interpretaciones independientes).

Y el robot no fue estadísticamente inferior al promedio de los 101 radiólogos. De hecho, logró una precisión de detección de cáncer comparable a la de un radiólogo experto en cáncer de mama.

«Antes de que pudiéramos decidir cuál es la mejor manera de introducir los sistemas de inteligencia artificial en el ámbito del cribado del cáncer de mama con mamografía, quisimos saber cómo de buenos pueden ser estos sistemas», señala Ioannis Sechopoulos, uno de los autores del artículo y radiólogo de la Universidad de Radboud (Holanda). «Fue emocionante ver que estos sistemas han alcanzado el nivel no solo de los radiólogos, sino también de los radiólogos que pasan al menos una parte sustancial de su tiempo interpretando mamografías».

Fuente: ABC

Subclasificar tumores en cáncer de mama, clave para mejorar el abordaje

La expresión génica permite identificar a grupos de pacientes con una respuesta parecida

Diseccionar el cáncer de mama y conocer mejor a los pacientes a través de la biología.

Este es el objetivo con el que el grupo académico de investigación clínica en cáncer de mama, Solti, ha celebrado el Scientific Outreach ‘Avances en la biología del cáncer de mama: el impacto en la clínica’ en el que se han dado cita numerosos especialistas para hablar de los principales avances que se han producido en los últimos 12 meses en torno a este tumor, analizar en qué punto se encuentra la investigación traslacional y actualizar los estudios más relevantes llevados a cabo por Solti y que se encuentran actualmente en fase de reclutamiento.

Eva Ciruelos, oncóloga médica en el Hospital Universitario 12 de Octubre y presidenta de Solti, ha remarcado durante su intervención, la importancia de conocer la expresión génica de los tumores de cáncer de mama.

Hay que conocer esta información para hacer una correcta subclasificación de la patología más allá de luminal, triple negativo y HER2. Si vamos fenotipo a fenotipo vamos a encontrar muchos subtipos”, explicó la especialista.

Asimismo, la oncóloga ha recordado que los subtipos intrínsecos no deben responder aún a tratamiento pero tienen que tener un impacto en los estudios para seleccionar mejor los tratamientos

En Solti tenemos amplia experiencia en investigación molecular y en la subclasificación de grupos clásicos en subtipos intrínsecos basados en la expresión de un perfil genético determinado mediante un tecnología llamada Nanostring, que nos está permitiendo identificar a grupos de pacientes con un comportamiento parecido que responden de una forma determinada a fármacos”, destacó.

Esta hipótesis nos ha permitido diseñar diferentes estudios prospectivos, donde los pacientes son seleccionados con base en esta expresión genética. De hecho, en 2019 se van a iniciar tres estudios con esta nueva clasificación basada en el subtipo intrínseco”, añadió Ciruelos.

Inmunoterapia en el tratamiento del cáncer de mama

Al finales de 2018 llegaba la primera publicación de un estudio fase 3 donde se demuestra que la combinación de pembrolizumab y quimioterapia en pacientes de fenotipo triple negativo con expresión PDL1 funciona reduciendo el riesgo de progresión de una forma muy significativa.

La inmunoterapia en mama es una nueva herramienta activa, pero necesitamos mejorar su uso, plantear qué porcentaje de población puede beneficiarse más y qué porcentaje no necesita el combo de quimioterapia”, subrayó Valentina Boni, especialista del Centro Integral Oncológico Clara Campal del HM Hospital Sanchinarro.

Fuente: Gaceta Médica

Nuevo estudio genético para prevenir las recaídas en pacientes con cáncer de mama

Gracias a esta novedosa prueba, se pueden evitar las recaídas en pacientes con cáncer de mama medicadas con Tamoxifeno.

Aproximadamente 7 de cada 10 pacientes diagnosticadas de cáncer de mama expresan el receptor hormonal de estrógenos y por tanto son candidatas a un tratamiento preventivo de aparición de segundos tumores sensible a inhibidores de este receptor hormonal.

La respuesta de estas pacientes al tamoxifeno varía ampliamente y aproximadamente el 35% no responden a esta terapia y pueden presentar una recaída. Esta resistencia puede deberse a varios factores.

¿Qué es el tamoxifeno?

El tamoxifeno es un medicamento que se emplea como terapia complementaria para el cáncer de mama. Pertenece a una clase de medicamentos conocidos como antiestrógenos. Bloquea la actividad del estrógeno (hormona femenina) en los senos y puede detener el crecimiento de algunos tumores de seno que necesitan estrógeno para crecer.

La opinión de la experta

La mayoría de pacientes se tratan con tamoxifeno” – explica la bióloga Elena Martínez, genetista de la Plataforma Oncológica de Quirónsalud Torrevieja, – “este tratamiento, modulador selectivo del receptor de estrógeno, consiste en la toma de una tableta durante cinco años después de la cirugía. Esta medicación ayuda a disminuir al menos a la mitad el índice anual de recaídas y reduce la mortalidad en un tercio“.

Como explica la doctora Martínez, “uno de los más importantes es la gran diversidad genética de una de las enzimas encargadas de transformar al tamoxifeno en su forma activa, la llamada CYP2D6. Así, dependiendo de las características genéticas de esta enzima en cada paciente, podemos clasificar a los pacientes en varias categorías: los denominados metabolizadores rápidos, intermedios y lentos“.

Novedad en el tratamiento del cáncer de mama

Gracias a esta novedosa prueba genética se pueden evitar las recaídas en pacientes medicadas con Tamoxifeno. Realizado en el departamento de Genética Molecular en colaboración con el departamento de Oncología de la Plataforma de Oncología Clínica del Hospital Quirónsalud Torrevieja, con dicho tratamiento es posible establecer la caracterización de esta enzima y encontrar aquellas pacientes que son “metabolizadores lentos” e incapaces de transformar el tamoxifeno en su forma activa, y por tanto no se beneficiarían de la prevención de la enfermedad.

Este estudio genético se encuentra avalado por el organismo internacional del Consorcio de Implementación de Farmacogenética Clínica, por su eficacia a la hora de diagnosticar a aquellas pacientes susceptibles de sustituir el tratamiento con tamoxifeno por otros más efectivos en ellas.

Fuente: diarioinformacion.es

Linfedema: Cómo prevenirlo, ejercicios y tratamiento

¿Qué es el Sistema Linfático?

Es un sistema complejo formado por una serie de órganos y una red de vasos linfáticos. Cada órgano que constituye dicho sistema posee funciones bien definidas y diferenciadas.

Vasos Linfáticos

Los vasos linfáticos se encargan de llevar la linfa que se origina a nivel de los tejidos hacia el sistema venoso reincorporándola al torrente circulatorio. Se encuentran presentes en prácticamente todo el organismo (excepto en el sistema nervioso central, en la médula ósea y los cartílagos). Poseen forma en dedo de guante y se comunican entre sí formando una red de pequeños vasos denominados capitales linfáticos.

La linfa es un líquido de color ligeramente amarillento formado en su mayor proporción (90%) por agua. Asimismo, la linfa está constituida por proteínas, que desde el torrente circulatorio han pasado a los tejidos, grasa, restos de células muertas, de bacterias, de células malignas (en el caso de un cáncer) y de cédulas presentes en la sangre como linfocitos. La linfa se depura y es filtrada por los ganglios linfáticos antes de volver a la circulación general.

Desde los capilares sanguíneos sale a los tejidos una cierta cantidad de líquido, que en condiciones normales (90%) es reabsorbido en su mayor parte por los propios capilares. El resto (10%) se elimina a través de los vasos linfáticos. En todo el organismo se forman de 1 a 2 litros de linfa.

El sistema linfático posee una gran capacidad de adaptación, por lo que en situaciones en las que se produce mayor salida de líquido de los capilares hacia los tejidos es capaz de absorber el excedente de linfa evitando su cúmulo.

La linfa proveniente de las distintas regiones del organismo es recogida por varios troncos linfáticos de gran tamaño. En su interior poseen válvulas que permiten la circulación de la linfa en el sentido correcto. Su destino final es el sistema venoso.

Ganglios Linfáticos

A lo largo del recorrido, los vasos del sistema linfático, presentan engrosamientos que corresponden a los ganglios linfáticos. Estos ganglios constituyen una parte fundamental del sistema linfático ya que poseen funciones inmunitarias importantes.

Los ganglios linfáticos se sitúan agrupados tanto en profundidad como en áreas más superficiales a lo largo de todo el organismo, siendo especialmente abundantes en cuello, axilas e ingles. Poseen una forma variable (redondeado, alargado o con forma de habichuela) y un tamaño que oscila entre 0,5 y 1 cm. Su tamaño puede aumentar debido a procesos infecciosos o tumorales.

¿Qué es el Linfedema?

El linfedema es el acúmulo de líquido rico en proteínas (linfa) en una extremidad como resultado de una sobrecarga del sistema linfático, ya que el volumen de linfa acumulada excede a la capacidad de drenaje de la misma.

Existen dos tipos de linfedema en función de las causas que lo originan:

  • Primario: Debido a alteraciones congénitas del sistema linfático.
  • Secundario: Producido por la interrupción o compresión de los vasos linfáticos como consecuencia de procesos tumorales, infecciosos o de tratamientos como la cirugía o la radioterapia.

El linfedema es la secuela más importante del tratamiento de cáncer de mama. Se estima que 1 de cada 4 mujeres desarrollará esta complicación.

El tiempo de aparición del linfedema es variable, pudiendo ser de semanas, meses o años, sin embargo en el 75% de los casos aparece durante el primer año tras la cirugía.

¿Cómo prevenir el Linfedema?

Las medidas preventivas para evitar la aparición del linfedema son fundamentales, ya que una vez que aparece no existe un tratamiento curativo eficaz (aunque el drenaje linfático puede mejorar el linfedema).

La prevención del linfedema debe comenzar inmediatamente tras la cirugía y requiere una serie de cuidados diarios por tu parte, así como un seguimiento regular del fisioterapeuta que será el encargado de enseñarte los hábitos higiénico-sanitarios más adecuados.

Medidas de prevención

Inmediatamente tras la intervención, el fisioterapeuta debe iniciar un programa de ejercicios respiratorios y movilidad de la mano del brazo afectado. Progresivamente, se irán introduciendo un mayor número de movimientos, que tendrás que llevar a cabo con suavidad y de forma repetitiva. Estos ejercicios pueden ser de utilidad, inmediatamente después del proceso quirúrgico, ya que movilizan cicatriz.

Ejercicios respiratorios

  • Diafragmáticos: Toma aire por la nariz intentando hinchar el abdomen. Mantén el aire unos segundos y a continuación expúlsalo lentamente por la boca. El movimiento del abdomen se controla colocando las manos sobre él.
  • Torácicos bajos: Inspira el aire expandiendo la parte inferior del tórax. Mantenlo durante unos segundos y a continuación expúlsalo lentamente por la boca. Coloca tus manos a nivel de las últimas costillas para apreciar el movimiento de las mismas al tomar el aire.
  • Torácicos altos: Inspira el aire expandiendo la parte superior del tórax. Mantén el aire unos segundos y expúlsalo lentamente por la boca. Sitúa las manos en la parte alta del tórax.

Ejercicios básicos para favorecer el flujo linfático

  • Sentada en un taburete, eleva lentamente el brazo hacia delante abriendo y cerrando la mano.
  • En la misma posición separa el brazo lentamente, abriendo y cerrando la mano.
  • Sentada frente a la mesa, con el tronco recto, coloca la mano con un libro bajo ella sobre la mesa. Desliza el libro lentamente hacia delante hasta el momento en que comiences a sentir una molestia. Vuelve a la posición inicial.
  • Sentada lateralmente a la mesa, desplaza el brazo hacia delante y hacia atrás colocando un libro bajo la mano para facilitar el desplazamiento.
  • Sentada sobre un taburete, sujeta una toalla por la espalda, con una mano por arriba y otra por debajo y realiza movimientos hacia ambas manos.

Ejercicios de prevención del Linfedema

Estos ejercicios se deben realizar 2 o 3 veces a lo largo del día durante 30 minutos, aproximadamente, y no deben ser vigorosos.

  • Coge un palo horizontalmente y levántalo todo lo que puedas.
  • Pon lo brazos en cruz y elévalos juntando las palmas de las manos.
  • Coloca ambas manos entrecruzadas en la nuca, junta los codos delante y luego sepáralos al máximo sin soltar las manos.
  • Coloca las manos entrecruzadas en la espalda lo más alto que puedas y lleva los brazos atrás.
  • Sitúate frente a una pared. Con el brazo afectado dibuja un círculo lo más grande posible, primero en un sentido y luego en el otro.
  • En la misma posición haz que los dedos índice y anular suban por la pared lo más alto posible.
  • Con los brazos extendidos hacia delante, a la altura de los hombros, reflexiona los codos a la vez que cierras el puño. Posteriormente estira el brazo a la vez que abres las manos.
  • Con ambos brazos en alto abre y cierra los puños fuertemente.

Tratamiento del Linfedema

La efectividad del tratamiento del linfedema se basa en cuatro medidas fisiterápicas que se realizan en 2 fases:

  • Fase I de descompresión:
    • Cuidados higiénicos de la piel: El cuidado de la piel juega un papel primordial en el tratamiento del linfedema, ya que por el aumento de volumen del brazo ésta estira y se vuelve más delicada.
    • Drenaje linfático manual: Debe ser realizado por un fisioterapeuta con formación en este campo y experiencia en el tratamiento del linfedema que aparece tras la cirugía y radioterapia por un cáncer de mama. El objetivo del drenaje es la reabsorción del linfedema y la activación de la circulación linfática superficial.
    • Vendaje compresivo: Es un paso esencial en el tratamiento del linfedema y se coloca inmediatamente después del drenaje linfático manual. El vendaje no debe causar ninguna molestia en el brazo y es fundamental que quede firme, incluso después de una actividad física. Los objetivos del vendaje son incrementar la absorción de linfa de los tejidos, disminuir el flujo del sistema venoso y aumentar su retorno. Durante esta fase el fisioterapeuta te enseñará cómo debes colocarte la venda ya que tendrás que hacerlo en la fase II del tratamiento.
  • Fase II de mantenimiento
    • Medias de compresión: En esta fase la compresión del brazo se consigue empleando una media de compresión, adaptada al tamaño del brazo. Esta medida debes llevarla puesta siempre durante el día.
    • Ejercicios: Debes realizar los ejercicios de esta fase con la medida de compresión puesta para conseguir mayores beneficios. Son los mismos que se realizan en la prevención del linfedema.
    • Cuidados higiénicos de la piel: Una vez instaurado el linfedema debes extremar aun más los cuidados de la piel para evitar las complicaciones infecciosas.

Fuente: AECC

Cáncer de mama; síntomas y diagnóstico

En España se diagnostican unos 26.000 casos de cáncer de mama al año, lo que representa casi el 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65.

¿Qué es el cáncer de mama?

A lo largo de la vida de la mujer, las mamas cambian de textura y aspecto en función de su desarrollo hormonal y sexual. Además, dependiendo del momento del ciclo menstrual en que se encuentra, se van a producir cambios que pueden ser sintomáticos o no en función del nivel hormonal de cada persona y de su susceptibilidad.

En la mama también pueden aparecer tumores benignos constituidos por células que se dividen en exceso pero no pueden dañar o invadir otras partes del organismo. Los tumores malignos están compuestos por células que se dividen sin control y, además,  son capaces de destruir tejidos y o¡órganos cercanos (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis).

Cuando esta transformación ocurre en la mama, se denomina cáncer de mama.

El cambio de una célula normal a una cancerígena precisa de múltiples alteraciones (mutaciones) en sus genes encargados de regular los mecanismos de control.

Desde que comienzan las modificaciones en las células hasta que el tumor se hace palpable, se requiere que transcurran muchos años.

Sintomatología

En la fase inicial de la enfermedad, cuando la lesión es muy pequeña, no aparece ningún tipo de sintomatología, es lo que se denomina “fase preclínica” de la enfermedad.

Pasado este tiempo, el cáncer de mama puede manifestarse de diversas formas:

La presencia de un módulo palpable, doloroso o no, es el síntoma más frecuente. Cuando el tumor se hace más grande puede manifestarse como irregularidades en el contorno de la mama, falta de movilidad de la misma, retracción del pezón o alteraciones en la piel como enrojecimiento, “piel de naranja” (por similitud a la piel de dicha fruta) o úlceras.

Es muy rara la presencia de secreción de líquido seroso (telorrea) o sanguinolento (telorragial) por el pezón.

En un porcentaje escaso de los casos, la presencia de una metástasis localizada en un órgano o tejido concreto puede provocar el primer síntoma de alerta (dolores óseos, etc.).

Diagnóstico del cáncer de mama

El diagnóstico precoz del cáncer de mama es fundamental para conseguir un buen pronóstico de la enfermedad. El examen por parte del especialista y las mamografías son técnicas que ayudarán a conseguir este objetivo.

Exploración clínica de las mamas

En las revisiones ginecológicas anuales, el ginecólogo realizará un examen de las mamas y axilas con el objetivo de descartar alteraciones palpables en las mismas.

Dado que el cáncer de mama es muy poco frecuente en mujeres con edad inferior a los 30-35 años, no es probable que el ginecólogo solicite pruebas diagnósticas complementarias a esta edad, salvo si observara alguna alteración en la exploración. Sin embargo, si en la familia existen antecedentes familiares o alteraciones genéticas conocidas, probablemente complementará esta exploración con otras pruebas diagnósticas como la mamografía, ecografía…

Mamografía

Es la prueba más eficaz para diagnosticar precozmente el cáncer de mama, ya que es capaz de detectar las lesiones mucho tiempo antes de que puedan ser descubiertas por una misma o por el médico. Es una radiografía de la mama que se realiza con un aparato de rayos X que se denomina mamógrafo, cuya forma está adaptada a la situación de las mamas y produce una dosis de radiación mínima.

En la actualidad existen técnicas de mamografía más modernas como la mamografía digital y la tomosíntesis. Esta última consiste en la unión de un mamógrafo digital y un tomógrafo por lo que es posible obtener múltiples imágenes de la mama y realizar una reconstrucción 3D.

Técnicamente se puede realizar a cualquier edad. Sin embargo, en las mujeres jóvenes, premenopáusicas, que tienen unas mamas densas (con mucho tejido glandular) la sensibilidad de esta prueba es menor a la hora de detectar lesiones de pequeño tamaño, por eso es preferible utilizar o complementarla con otro método diagnóstico como la ecografía. Como prueba de un programa de cribado o screening del cáncer de mama se debe realizar de forma periódica y rutinaria cada 1 ó 2 años en mujeres entre 45-50 y 65-70.

Ecografia

El ecógrafo emplea ondas sonoras de alta frecuencia para generar imágenes en una pantalla. No emite radiación. Es un prueba sencilla, indolora, y de rápida ejecución. Es un técnica complementaria a la mamografía y especialmente útil en las mujeres jóvenes con mamas densas y para diferenciar las lesiones quísticas de las sólidas.

PAAF (punción-aspiración con aguja fina) y BAG (biopsia con aguja gruesa)

Se trata de obtener una muestra de células o de tejido mamario para su estudio al microscopio por un especialista en Anatomía Patológica. Son pruebas sencillas, que se realizan de forma ambulante. Con la BAG se obtiene un cilindro más o menos grueso de tejido por lo que permite realizar un diagnóstico definitivo de la lesión.

Biopsia quirúrgica

Se trata de extirpar el nódulo o tejido sospechosos para su estudio anatomopatológico. En la actualidad se emplea cada vez con menos frecuencia gracias al desarrollo de la BAG, técnica mucho más sencilla que no precisa de ingreso ni anestesia. Hoy sabemos que las células tumorales poseen diferentes características biológicas que determinan el subtipo de cáncer de mama y el tratamiento más indicativo para cada caso. En la actualidad se estudia, de manera sistemática, si las células tumorales presentan Receptores Hormonales (para estrógenos y para progesterona), expresión aumentada de la proteína HER2, así como otros parámetros de agresividad celular (capacidad de duplicar con rapidez).

Fuente: AECC

Añadir un virus mejora la inmunoterapia eficaz frente al cáncer de mama más letal

La combinación de virus oncolíticos de inhibidores de puntos de control inmunológicos logra curar hasta el 60-90% de los ratones con cáncer de mama triple negativo.

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento en el que se estimula la actividad del sistema inmune del paciente para que combata una enfermedad, caso por ejemplo de un tumor. Un tipo de terapia que, si bien ha demostrado ser muy efectivo frente a diversos tipos de cánceres de la sangre –o ‘enfermedades oncohematológicas’, caso de las leucemias–, no lo ha sido ‘tanto’ en el caso de la inmensa mayoría de tumores sólidos. Por ejemplo, en el del cáncer de mama, por lo general muy resistente a esta inmunoterapia. Sin embargo, es posible que no se haya tenido en cuenta que ‘la unión hace la fuerza’. Es decir, no utilizar una única inmunoterapia, sino dos. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Ottawa (Canadá) muestra cómo la combinación de dos inmunoterapias –virus oncolíticos e inhibidores de ‘checkpoint’ o puntos de control inmunológicos– es capaz de curar hasta el 60-90% de los casos de cáncer de mama triple negativo. O así sucede, cuando menos, en modelos animales –ratones.

Como explica Marie-Claude Bourgeois-Daigneault, directora de esta investigación publicada en la revista «Science Translational Medicine», «es absolutamente impresionante ver que hemos sido capaces de curar el cáncer en la mayoría de nuestros ratones, incluso en modelos que normalmente son muy resistentes a la inmunoterapia. Esperamos que el mismo mecanismo también funcione en los pacientes oncológicos, si bien necesitamos más investigaciones para probar este tipo terapia en humanos».

Un virus oncolítico es aquel virus que, ya sea ‘natural’ o fabricado en el laboratorio, infecta a las células cancerígenas, pero no así a las sanas. Por su parte, los puntos de control inmunológico son aquellas proteínas que, caso de la ‘proteína de muerte celular programada 1’ (PD-1), se encuentran en la superficie de las células y suprimen la actividad de los linfocitos T, ‘apagando’ o bloqueando así la respuesta inmune. De ahí la necesidad de inhibir estos ‘checkpoints’ para que el sistema inmunitario lleve a cabo su trabajo y el cáncer no pueda crecer a sus anchas.

Y llegados a este punto, ¿por qué los autores se centraron en el cáncer de mama triple negativo? Pues porque el tumor de mama más agresivo y más difícil de tratar. No en vano, y dado que este tipo de tumor carece de receptores para estrógenos, progesterona y HER2, no pude ser tratado con terapias hormonales. En consecuencia, los tumores triple negativo, que suponen hasta un 15-20% de todos los casos de cáncer de mama, tienen el peor pronóstico de todos.

En el estudio, los autores utilizaron tres modelos animales –ratones– con cáncer de mama triple negativo metastásico y sometidos a cirugía a los que sometieron a tres tipos de inmunoterapia: inhibidor de puntos de control inmunológicos; un virus oncolótico que, denominado ‘Maraba’, ya se sabe que tiene capacidad de para replicarse dentro de las células cancerígenas y ayuda al sistema inmunitario del animal a reconocer y atacar a los tumores; y la combinación de los inhibidores y el virus.

¿Y qué pasó? Pues que el porcentaje de animales curados con el inhibidor de los ‘checkpoints’ fue totalmente nulo (0%). Y asimismo, que la inmunoterapia con el virus ‘Maraba’ curó a un 20-30% de los animales. Sin embargo, cuando se combinaron ambas inmunoterapias –el virus antes de la cirugía y el inhibidor tras pasar por el quirófano–, la proporción de ratones curados se elevó hasta el 60-90%.

Como indica John Bell, co-autor de la investigación, «nuestro sistema inmune está tratando constantemente de reconocer y matar a las células cancerígenas, pero estas células siempre están intentando esconderse. Cuando infectas una célula cancerígena con un virus, esta enarbola una gran bandera roja, lo que ayuda al sistema inmune a reconocerla y atacarla. Pero en algunos tipos de cáncer, esto no es suficiente. Hemos encontrado que cuando añades un inhibidor de los puntos de control tras el virus se disparan todas las alarmas y el sistema inmune envía a todo su ejército frente al cáncer».

Hace tan solo unos meses se publicó un estudio que confirmó que la combinación de virus oncolíticos y los inhibidores de los puntos de control inmunológicos tiene un gran potencial para el tratamiento del melanoma, pero este es el primer trabajo que muestra que resulta igual de prometedora para el abordaje del cáncer de mama. De hecho, se trata de loa primera investigación en la que se evalúan los virus y los inhibidores en un modelo de cirugía y metástasis, lo que resulta especialmente relevante para los pacientes.

Es más; los autores creen que la combinación de ambas inmunoterapias resultará efectiva no solo en el cáncer de mama triple negativo, sino en otros muchos tumores sólidos.

Como concluye Margaret Cianci, directora de la Alianza para la Terapia Génica en el Cáncer (ACGT), organismo responsable de la financiación de este estudio, «hace mucho tiempo que creemos que la cura para el cáncer se encuentra en los genes. El uso de herramientas como los virus y los inhibidores de los puntos de control para activar el sistema inmune y promover una respuesta celular frente al cáncer es increíblemente prometedor».

Fuente: ABC

Descubren 72 variantes genéticas que elevan el riesgo de cáncer de mama

Estos hallazgos casi doblan el número de las variantes que ya se conocían. Se amplía así la comprensión de la base hereditaria del cáncer de mama.

Setenta y dos nuevas variantes genéticas que exacerban el riesgo de desarrollar cáncer de mama han sido identificadas en un estudio internacional divulgado por la revista Nature.

Del total, 65 son variantes “comunes” que predisponen al cáncer de mama y otras 7 influyen específicamente en el cáncer de mama negativo para el receptor de estrógeno, el subconjunto de casos que no responde a las terapias hormonales, como al fármaco tamoxifeno.

El profesor Doug Easton, de la Universidad británica de Cambridge y uno de los investigadores líderes del estudio, señaló que los hallazgos amplían de manera “significativa” el “entendimiento de la base heredada del cáncer de mama”.

Este tumor está originado por complejas interacciones entre el entorno y un gran número de variantes genéticas, como las llamadas BRCA1 y BRCA2, que comportan un alto riesgo de desarrollar la enfermedad, y otras más comunes que conllevan un peligro menor.

Según el artículo, las nuevas variantes de riesgo identificadas en el estudio casi doblan el número de las que ya se conocían.

Entendiendo la base hereditaria del cáncer de mama

Los hallazgos son el resultado del trabajo llevado a cabo por el consorcio OncoArray, en el que trabajan 550 investigadores de unas 300 instituciones de seis continentes. En total analizaron información genética de 275.000 mujeres, de las que 146.000 habían sido diagnosticadas con cáncer de mama.

El experto indicó que “hay algunas pautas claras en las variantes genéticas que deberían ayudar a comprender por qué algunas mujeres están predispuestas a padecer cáncer de pecho, y qué genes y mecanismos están involucrados”.

Al combinar los datos epidemiológicos con información del tejido del pecho, el equipo investigador elaboró predicciones de los genes en la mayor parte de los casos.

La mayoría de las variantes encontradas por OncoArray no se detectaron dentro de los genes, sino en las regiones de los genomas que regulan la actividad de los genes cercanos. Cuando el equipo investigador observó el patrón de esas regiones genéticas, descubrió que diferían de aquellas involucradas en la predisposición a otras dolencias comunes.

“Dada la magnitud de los estudios, esperábamos hallar muchísimas nuevas variantes de cáncer de mama, pero los estudios nos dicen mucho más sobre qué genes están implicados, revelando genes de los que previamente no se sospechaba y mecanismos genéticos que subyacen a la carcinogénesis del pecho”, ha apuntado Peter Kraft, de la universidad de Harvard (EE.UU.).

Cánceres positivos y negativos para los receptores de estrógenos

Un 70% de los casos son cánceres positivos para los receptores de estrógenos, lo que implica que las células cancerosas tienen una proteína, llamada receptor, que responde a la hormona femenina estrógeno, posibilitando el crecimiento del tumor.

No obstante, no todas las células cancerosas portan ese receptor, y esos se conocen como tumores negativos para los receptores de estrógenos.

El estudio identificó regiones genéticas específicamente asociadas a uno de los dos cánceres, subrayando el hecho de que estos son distintos biológicamente y que se desarrollan de manera diferente.

Fuente:rtve 

“Que una paciente de nuestro país, pueda realizarse test genéticos para conocer su pronóstico y escoger la terapia más adecuada es un logro que muy pocos países pueden alcanzar”

Hoy, 19 de octubre día mundial del cáncer de mama queremos charlar con el Dr. Antonio Güemes, Cirujano General, Coordinador de la Unidad de Mama del Hospital Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y presidente de la Asociación Española de Cirujanos de la Mama (AECIMA).

¿En qué punto nos encontramos actualmente en el cáncer de mama?

Estamos viviendo una etapa, yo diría que apasionante en el campo de la investigación y en la translación de los resultados de la misma a la práctica clínica. La velocidad con la que se investiga una terapia nueva y logra su aceptación en nuestro quehacer diario es enorme. Además, todos estos avances pueden estar a disposición de cualquier paciente de prácticamente todos los hospitales españoles de cualquier red sanitaria. También quiero destacar el desarrollo de los test genéticos. Que una paciente de nuestro país pueda realizarse test genéticos para conocer su pronóstico, para escoger la terapia más adecuada sin ninguna restricción es un logro que muy pocos paises pueden alcanzar. Por último quiero destacar la denominada cultura de la información, se hace necesario recoger toda la información posible de todas nuestras pacientes, cada caso individualmente nos puede servir y podemos aprender. Esto obliga a que en las unidades exista personal específicamente dedicado a la recopilación de toda esta información.

¿Qué aspectos destacarías en la evolución de los tratamientos en cáncer de mama?

Si hace décadas eran los nuevos agentes quimioterápicos los que ocasionaron una mejora radical en la supervivencia, desde hace años es la terapia antitumoral dirigida la que día a día esta imponiéndose. La cirugía esta cada vez en manos de equipos multidisciplinares y no en manos de profesionales individuales, lo cual redunda en mayor experiencia y mejores resultados. El acceso a los tratamientos se ha universalizado, un paciente de un hospital lejano puede ser evaluado por comités de expertos que proponen los mejores tratamientos aunque el paciente no dependa directamente

¿Qué importancia tiene la detección precoz del cáncer de mama en la supervivencia de la paciente?

Todavía es básica, la mejora en la supervivencia hace años se basaba en el diagnóstico precoz y todavía lo sigue siendo. Pero hemos avanzado mucho mas, en el momento actual no nos conformamos con detectar y tratar en tumor en estadios muy precoces sino que nos anticipamos a la aparición del tumor, somos capaces de detectar pacientes con riesgo elevado, las cuales tienen una elevada posibilidad de que desarrollen un tumor en el futuro y podemos tratarlas incluso antes de que aparezca.

En los últimos años, ¿Cuánto ha avanzado las técnicas quirúrgicas en el tratamiento del cáncer de mama?

Durante la última década el esfuerzo de los cirujanos de nuestro país en la formación en cirugía mamaria ha sido enorme, esfuerzo muchas veces personal y desinteresado, fruto de ello ha sido la creación de asociaciones, la colaboración con sociedades científicas, la organización de cursos específicos etc. Podemos decir que estamos a un nivel equiparable al de los mejores centros de tratamiento del cáncer de mama del mundo. Un ejemplo de ello es la evolución del manejo de la axila, hoy en día estamos asistiendo a cambios profundos en la concepción y el manejo de los ganglios de la axila que rápidamente son introducidos en nuestro quehacer diario

¿Cuál es el criterio de elección a la hora de realizar una cirugía conservadora o una mastectomía? ¿Se consulta a la paciente para tomar la decisión?

Claro, la decisión última es siempre de la paciente, casi siempre hay varias alternativas que la paciente debe conocer y decidir sobre ellas. La cirugía conservadora debería ser el estándar de la cirugía oncológica mamaria, realmente lo es. No es aceptable que las pacientes sean tratadas con una mastectomía en lugar de una cirugía conservadora porque no tengan equipos de radioterapia asequibles

¿A medio y largo plazo el riesgo de recidiva está relacionado con el tipo de cirugía, es decir, la cirugía conservadora podría tener más riesgo de recidiva?

No debería ser así, la cirugía conservadora, correctamente indicada y ejecutada, no debería suponer un riesgo de recidiva local mayor que la mastectomía completa. El tratamiento complementario con radioterapia (que se asocia siempre a la cirugía conservadora) hace que el índice de recidivas locales sea prácticamente el mismo, estadísticamente hablando.

¿Cuál es el tiempo estimado para una reconstrucción mamaria postmastectomia?

Aunque debe individualizarse en dependencia del enfermo y del estadio de la enfermedad, habitualmente a los 6 meses de la finalización del tratamiento puede planearse una reconstrucción diferida

Existen asociaciones de pacientes que abogan por unificar los protocolos de actuación entre CCAA para reducir el tiempo de espera en la reconstrucción postmastecomia. ¿Qué opina al respecto?
Los protocolos son prácticamente los mismos, además son internacionales en su mayor parte. Compartir una lista de espera única, es una buena idea, que puede establecerse en comunidades pequeñas.

¿Qué opina en relación a las mastectomías profilácticas, por ejemplo, a la que fue sometida Angelina Jolie?

En nuestra experiencia (mas de 300 mastectomías profilácticas a lo largo de varias décadas) este procedimiento debe restringirse a las pacientes con elevado riesgo cuantificable. Si a una paciente se le detecta que su riesgo de padecer un cáncer de mama a lo largo de su vida es de mas del 50 % (pongamos un ejemplo), se le debe proponer esta intervención y si acepta debemos ser capaces de realizarla con resultados óptimos. En la práctica muchas pacientes solicitan este procedimiento y si cuantificamos que su riesgo es bajo, son informadas de que no esta indicado esta intervención.

Hablemos una poco de la Asociación que preside: AECIMA, como surge, quién la compone…

La asociación fue creada desde abajo por un grupo de cirujanos generales con inquietud en la cirugía de la mama, fue creada desde tan abajo que recuerdo que nuestra primera reunión fue en una de las cafeterías del aeropuerto de Barajas. Creíamos que necesitábamos formación en cirugía de la mama y que necesitábamos un foro donde obtenerla y compartirla, por esto creamos la asociación. Las estructuras que teníamos hasta entonces no eran suficientes, eran obsoletas y teníamos la necesidad de empujar hacia delante. Eramos un nucleo de cirujanos de toda España (Galicia, Cataluña, Aragón, Andalucía, País Vasco, Castilla, Cantabria etc.) y poco a poco se fue extendiendo, en la actualidad hay miembros de varios países de Sudamérica y Portugal

¿Cuál es la función principal de la Asociación?

Tiene varias funciones pero probablemente la principal función es la formación en cirugía mamaria.

¿Cuáles son los retos a los que debe enfrentarse este tipo de asociaciones en el futuro?

Somos asociaciones minoritarias, en el sentido de que somos relativamente pocos los profesionales que nos dedicamos preferentemente a la cirugía de la mama, lo cual nos hace muy vulnerables, pero a la vez somos asociaciones transversales, es decir formadas por diversas especialidades, cirugía general, cirugía plástica, ginecología etc. Nuestro principal reto, aparte de la supervivencia como asociación, es obtener un reconocimiento, ser referentes en nuestro país en la cirugía mamaria. Pensamos que las grandes asociaciones de especialistas, donde tienen cabida todos los especialistas del país y solo los de esa especialidad no son el perfil adecuado para desarrollarnos, preferimos una asociación mas pequeña, mas gremial donde todos hablemos el mismo idioma y tengamos las mismas inquietudes.

El perfil: Dr. Antonio Güemes Sánchez

-Cirujano general, Coordinador de la Unidad de Mama del Hospital Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

-Título de experto en Cirugía oncoplástica y reconstructiva mamaria de la Universidad de A Coruña.

-Jefe de sección del Servicio de Cirugía del Hospital Clínico “Lozano Blesa”. Zaragoza.

-Coordinador de la Unidad de Mama del Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”. Zaragoza.

-Profesor Titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza.

Relacionan menos embarazos con más incidencia del cáncer de mama

La jefa del servicio de Oncología del Hospital Clínico de València, Ana Lluch, ha advertido de que el retraso de la maternidad en España hace que el cáncer de mama sea cada vez más frecuente en mujeres que no han tenido su primer embarazo y que ven mermada su capacidad reproductiva.

Ana Lluch ha intervenido como ponente en la I Jornada de Medicina Reproductiva sobre Preservación del Fertilidad organizada en Valencia por el hospital Quirónsalud, en la que ha abordado el manejo terapéutico del cáncer de mama y la preservación de la fertilidad.

“Las mujeres enfermas de cáncer de mama cada vez son más jóvenes”, ha destacado, y ha explicado que, aunque la mortalidad no es alta en este tipo de cáncer (es menor del 15% de los casos diagnosticados), 50.000 mujeres de menos de 40 años son diagnosticadas de cáncer de mama cada año y su incidencia va en aumento en Europa.

Ha subrayado que en torno al 10% de los cánceres de mama se dan en mujeres menores de 40 años, lo que, unido a que “la maternidad se ha retrasado en la sociedad española con la incorporación de las mujeres al mundo del trabajo”, es la causa de que “cada vez más se pueden dar casos de cáncer de mama en mujeres que aún no han tenido su primer embarazo”.

La jefa de Oncología del Clínico ha asegurado que esta enfermedad causa “un impacto emocional enorme, y conlleva decisiones terapéuticas complejas, porque los tratamientos afectan a la fertilidad y la vida sexual”.

Influye la fertilidad

Ha detallado que, aunque solo entre un 3 y un 7 % de las mujeres que se someten a tratamientos oncológicos tendrá un embarazo posterior, el tema de la fertilidad es “una preocupación mayor” para el 40 % de las mujeres con cáncer de mama.

“Los tratamientos de preservación de la fertilidad ayudan emocionalmente a las mujeres con cáncer, porque les dan la seguridad de que pueden vivir muchos años, de que pueden tener un embarazo posterior, de que pueden ver crecer a sus hijos”, ha asegurado.

Por ello, se ha mostrado convencida de que “toda paciente de 14 a 40 años que vaya a recibir quimioterapia debería recibir consejo de un experto en preservación de la fertilidad antes del tratamiento”, y ha instado a los médicos a dar información a las pacientes sobre estos tratamientos para que se puedan coordinar con los oncológicos, como la qumioterapia.

Ha asegurado que la quimioterapia “es un tratamiento a extinguir”, y ha vaticinado que en unos años “usaremos terapias dirigidas”, con la ayuda de instrumentos como las plataformas genómicas, que permiten estudiar si se trata a la paciente con quimioterapia o no y aspectos como la incidencia del tratamiento en la fertilidad.

En este sentido, el director de la Unidad de Medicina Reproductiva de Quirónsalud Valencia, Javier Díaz, ha asegurado que el futuro de la medicina reproductiva y de la preservación de la fertilidad es la criobiología o la congelación de embriones, ovocitos y semen.

Díaz ha anunciado asimismo que el servicio de Oncología Médica de Quirónsalud va a ofertar la posibilidad de preservar sus ovocitos de forma gratuita a las mujeres que estén siguiendo una terapia oncológica en el hospital.

La Jornada de Medicina Reproductiva, ha añadido, nace con vocación de ser un encuentro anual en el que se traten aspectos concretos relacionados con “un tema multidisciplinar” como es la fertilidad y la reproducción asistida.

Fuente: ABC