Acerca de Diego Sanchez Murillo

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora Diego Sanchez Murillo ha creado 239 entradas de blog.

Webinar Oncoplastic Techniques: Part 1

Oncoplastic Techniques: Part 1

Moderators: Yazan Masannat & Bahadir Gulluoglu
Panelsist: Ayesha Shaukat & Omar Sherif Omar

Saturday 9th of January 2021, 17:00 UK Time, 18:00 CET/CAT, 19:00 EET

17:00-17:15

Round Block Resection
Ricardo Pardo, Madrid, Spain

17:15-17:30

Bat Wing and Hemi Bat Wing
Ashutosh Kothari, London, UK

17:30-17:45

Lateral Mammoplasty
Hasan Karanlık, Istanbul Turkey

17:45-18:00

Breast Rotational Flaps
Regis Paulinelli, Goiania, Brazil

18:00-

Discussion 

Registro

El Dr. Rogelio Andrés-Luna Bureo ha sido elegido nuevo presidente de AECIMA

El Dr. Rogelio Andrés-Luna Bureo es Médico adjunto del Servicio de Cirugía General y Cirujano de la Unidad de Mama del Hospital Santa Maria. Lisboa, Portugal.

Durante estos dos años de mandato el Comité Ejecutivo lo formarán; La Dra. Mar Vernet Tomàs como Vicepresidenta y El Dr. Martin Espinosa Bravo como Secretario General.

La nueva presidencia de AECIMA quiere honrar a nuestros socios fundadores trabajando para promover la excelencia en la cirugía mamaria con proyectos de formación e investigación que nos ayuden a dar un paso al frente.

Después de un año difícil queremos volver en 2021 con un proyecto ambicioso y compensar todo lo que nos ha quitado este paréntesis de pandemia.

Este curso que viene será distinto y aunque no podamos contar aún con un congreso tal y como lo conocíamos, aprovecharemos las ventajas del formato online para organizar un congreso con un programa atractivo e invitados de reconocido prestigio.

En esta nueva etapa hemos trazado algunas líneas estratégicas que inviten a nuestros socios a mantener la ilusión de pertenecer a esta “familia”.

Promocionar la actividad científica

Creemos que AECIMA con representación entre sus socios en más de 70 hospitales entre España y Portugal no debe esperar más para empezar a trabajar en conjunto y colaborar para diseñar estudios multicéntricos. Estudios que ayuden a proyectar nuestros resultados en revistas de ámbito internacional.


La formación, el pilar principal de AECIMA

Sabemos que, entre las nuevas generaciones de cirujanos, la cirugía de mama despierta cada vez más interés por eso queremos organizar cursos que ayuden a dominar las distintas técnicas y saber adaptarlas a las necesidades de cada paciente

AECIMA, se compromete, tal y como figura en sus estatutos, a concentrar los esfuerzos oportunos para encuadrar la actividad de la cirugía mamaria en un Área de Capacitación Especifica por el Ministerio de Sanidad, tal y como ya existe en otros países de la UE.

Grupos de Trabajo

Queremos activar grupos de trabajo con misiones específicas. Cada uno de ellos tendrá asignado un “padrino o madrina” que ayude a motivar y coordinar las misiones del grupo de trabajo.

Sabemos que este proyecto entraña nuevos y desafiantes retos para AECIMA, confiamos en vuestro apoyo, sabemos que trabajando unidos y con determinación, sin perder un ápice de la pasión por lo que hacemos, lograremos nuestro propósito, ofrecer lo mejor a nuestras pacientes.

Un cordial saludo,

Comité Ejecutivo de AECIMA 

Rates of re‐excision and conversion to mastectomy after breast‐conserving surgery with or without oncoplastic surgery: a nationwide population‐based study

Abstract

Antecedentes

No existe consenso con respecto al impacto de la cirugía oncoplástica (oncoplastic surgery, OPS) en las tasas de re‐exéresis y conversión a mastectomía tras la cirugía conservadora de la mama (breast conserving surgery, BCS). En este estudio se compararon los dos resultados después de BCS y OPS en una base de datos poblacional de ámbito nacional.

Métodos

En Dinamarca, todas las OPS se registran y clasifican en procedimientos que incluyen 1) desplazamiento (o remodelación) de volumen, 2) reducción de volumen o 3) restitución de volumen. Todas las pacientes sometidas a BCS o OPS entre 2012 y 2018 fueron seleccionadas de la base de datos del Grupo de Cáncer de Mama Danés. Se realizaron análisis multivariables para ajustar por factores de confusión y un emparejamiento por puntaje de propensión para limitar las variables de confusión potenciales por el sesgo en la indicación.

Resultados

Un total de 13.185 (72,5%) pacientes fueron sometidos a BCS y 5.003 (27,5%) a OPS. Se utilizó el desplazamiento de volumen en 4.171 (83,4%) pacientes, reducción de volumen en 679 (13,6%) pacientes y restitución de volumen en 153 (3,1%) pacientes. Las tasas de re‐exéresis fueron del 15,6% y 14,1% tras BCS y OPS, respectivamente. Tras ajustar por factores de confusión, las pacientes tuvieron menos probabilidad (razón de oportunidades, odds ratio, OR 0,80, i.c. del 95%. 0,72‐0,88) de requerir re‐exéresis tras OPS, específicamente después de desplazamiento y reducción de volumen, en comparación con BCS. La tasa de conversión a mastectomía fue inferior (3,2% versus 3,7%, P = 0,04) y menos probable (OR 0,71, i.c. del 95% 0,58‐0,87) tras OPS, específicamente en el desplazamiento y reducción de volumen, en comparación con BCS. Los resultados fueron similares después del emparejamiento por puntuación de propensión.

Conclusión

Se observó un descenso modesto en las tasas de re‐exéresis y una menor frecuencia de conversiones a mastectomía después de la cirugía oncoplástica cuando se comparó con la cirugía conservadora de la mama.

Artículo completo

Webminar: “¿Qué sabemos del BIA-ALCL? Actualización”

Link de acceso https://zoom.us/j/94376697359

Estudio: Problemas y necesidades de los pacientes con cáncer frente a la COVID-19

Ver documento

Una herramienta de inteligencia artificial mejora la detección del cáncer de mama en la mamografía

Los algoritmos basados en inteligencia artificial representan una vía prometedora para mejorar la precisión de la mamografía digital

La inteligencia artificial (IA) puede mejorar el trabajo de los radiólogos en la lectura de mamografías de detección de cáncer de mama, según un estudio publicado en la revista ‘Radiology: Artificial Intelligence’.

Se ha demostrado que la detección del cáncer de mama con mamografía mejora el pronóstico y reduce la mortalidad al detectar la enfermedad en una etapa más temprana y tratable. Sin embargo, muchos cánceres se pasan por alto en la mamografía de detección y los hallazgos sospechosos a menudo resultan ser benignos.

Un estudio anterior publicado en ‘Radiology’ encontró que, de media, solo el 10% de las mujeres retiradas de la detección para un estudio de diagnóstico adicional basado en hallazgos sospechosos finalmente tienen cáncer.

Los algoritmos basados en IA representan una vía prometedora para mejorar la precisión de la mamografía digital. Los desarrolladores “entrenan” a la IA en imágenes existentes, enseñándole a reconocer las anomalías asociadas con el cáncer y a distinguirlas de los hallazgos benignos. Luego, los programas se pueden probar en diferentes conjuntos de imágenes. La IA ofrece no solo la posibilidad de una mejor detección del cáncer, sino también una mayor eficiencia para los radiólogos.

Para el estudio, los investigadores utilizaron ‘MammoScreen’, una herramienta de inteligencia artificial que se puede aplicar con la mamografía para ayudar en la detección del cáncer. El sistema de inteligencia artificial está diseñado para identificar regiones sospechosas de cáncer de mama en mamografías digitales 2D y evaluar su probabilidad de malignidad.

El sistema toma como entrada el conjunto completo de cuatro vistas que componen una mamografía y genera un conjunto de posiciones de imagen con una puntuación de sospecha relacionada.

Catorce radiólogos evaluaron un conjunto de datos de 240 imágenes de mamografía digital 2D adquiridas entre 2013 y 2016 que incluían diferentes tipos de anomalías. La mitad del conjunto de datos se leyó sin IA y la otra mitad con la ayuda de IA durante una primera sesión y sin ella durante una segunda sesión.

La sensibilidad media al cáncer aumentó ligeramente cuando se utilizó el soporte de IA. La IA también ayudó a reducir la tasa de falsos negativos, o hallazgos que parecen normales a pesar de que hay cáncer.

“Los resultados muestran que ‘MammoScreen’ puede ayudar a mejorar el trabajo de los radiólogos en la detección del cáncer de mama”, asegura Serena Pacilè, gerente de investigación clínica en Therapixel, donde se desarrolló el software.

El rendimiento diagnóstico mejorado de los radiólogos en la detección del cáncer de mama se logró sin prolongar su flujo de trabajo. En los casos con baja probabilidad de malignidad, el tiempo de lectura disminuyó en la segunda sesión de lectura. Este tiempo de lectura reducido podría aumentar la eficiencia general de los radiólogos, permitiéndoles enfocar su atención en los exámenes más sospechosos, dicen los investigadores.

En marzo, la FDA norteamericana autorizó el uso de ‘MammoScreen’ en la clínica, donde podría ayudar a reducir la carga de trabajo de los radiólogos, según la doctora Pacilè.

Los investigadores planean explorar el comportamiento de la herramienta de inteligencia artificial en una gran población basada en exámenes de detección y su capacidad para detectar el cáncer de mama antes.

 

Fuente: elmedicointeractivo

Association of Breast Cancer Surgery With Quality of Life and Psychosocial Well-being in Young Breast Cancer Survivors

Key Points

Question  Among young women with breast cancer, are there differences in quality of life and psychosocial health by primary surgery type in the years after surgery?

Findings  In this prospective cohort study, among women diagnosed as having breast cancer at 40 years or younger, outcomes improved over time; however, differences by surgery persisted. Women who had bilateral mastectomy experienced more sexual and body image issues, particularly among those who did not have reconstruction.

Meaning  Understanding differences in quality of life and psychosocial health by surgery type may be useful to young women making preference-sensitive surgical decisions.

Abstract: https://jamanetwork.com/journals/jamasurgery/article-abstract/2770271

Código Europeo de Práctica del Cáncer

El Código Europeo de Práctica del Cáncer (El Código) es una declaración de los requisitos básicos para una buena práctica clínica del cáncer, accesible y ampliamente difundida, centrada en el ciudadano y el paciente, con el fin de mejorar los resultados de todos los pacientes europeos con cáncer. Ha sido coproducido por un equipo de profesionales del cáncer, pacientes con cáncer y defensores de los pacientes. Tiene su origen en la Declaración de Derechos del Paciente Europeo con Cáncer, que se presentó en el Parlamento Europeo el Día Mundial contra el Cáncer 2014 y ganó el prestigioso Premio Europeo de la Salud en 2018.

Si bien se pretende que el Código sea de valor para una amplia mayoría de ciudadanos, pacientes y profesionales de la salud, se centra en informar y ayudar a los pacientes con cáncer (pediátricos, adolescentes y adultos) en todas las etapas de su recorrido por el cáncer. El Código establece una serie de 10 derechos fundamentales clave y, en particular, indica lo que los pacientes deben esperar de su sistema de salud para lograr los mejores resultados posibles. Es una herramienta de empoderamiento y un recurso para garantizar que se brinde la mejor atención disponible a los ciudadanos y pacientes europeos.

Cada uno de los 10 derechos generales está vinculado a tres preguntas que un paciente (o en el caso de pacientes pediátricos, su padre / tutor) puede optar por hacer a sus profesionales de la salud. Cada derecho está respaldado por una breve sección de Explicación (una página, <500 palabras) que está destinada a ser accesible para los pacientes con cáncer y para todas las demás partes interesadas, incluidos ciudadanos, cuidadores, padres / tutores, defensores y profesionales de la salud. Los derechos se basan en la mejor evidencia médica disponible y esto se resume en un documento de respaldo sobre la literatura médica y la evidencia en la que se basan las recomendaciones del Código.

La Organización Europea del Cáncer ha establecido los Requisitos Esenciales para una Atención Oncológica de Calidad (ERQCC) para varios tipos de cáncer (de mama, próstata, esofágico / gástrico y colorrectal, melanoma y sarcoma) y para cuestiones clave que son importantes para todos los pacientes, como el cáncer primario cuidado. Se está trabajando para completar los ERQCC para cánceres de páncreas, ovario, pulmón y glioma y se prevé que se emprenderán enfoques similares para pacientes pediátricos / adolescentes y de edad avanzada. El Código es una articulación ciudadana orientada hacia el exterior y centrada en el paciente de la iniciativa ERQCC. Además de ERQCC, también existen directrices que establecen las características clave de una buena práctica clínica del cáncer en muchos países, desarrolladas por muchas organizaciones contra el cáncer y que cuentan con el apoyo de planes nacionales de cáncer. Para todos los pacientes, el acceso a dichos estándares de buena práctica clínica oncológica definidos por directrices claras es vital. Las guías de buenas prácticas clínicas se desarrollan para conducir a los mejores resultados posibles para los pacientes, demostrados a través del análisis de datos de alta calidad. Además, debe haber una aspiración constante hacia la mejora en la atención del cáncer, trabajando para lograr los mejores estándares en Europa y un acceso rápido a innovaciones efectivas en el tratamiento y la atención.

El Código es una iniciativa centrada en el paciente, pero también es relevante para todos los ciudadanos europeos, ya que el diagnóstico precoz cuando se sospecha de cáncer respalda la administración oportuna del tratamiento adecuado. El diagnóstico oportuno y preciso y el tratamiento oportuno se asocian generalmente con una mayor probabilidad de supervivencia y una mejor calidad de vida a corto, mediano y largo plazo. Los resultados del cáncer dependen de que los ciudadanos tengan acceso rápido a la experiencia y las instalaciones de diagnóstico. La atención primaria y la capacidad de diagnóstico bien organizada y con recursos son, por lo tanto, determinantes clave de los resultados para los pacientes con cáncer y el desempeño de los sistemas de salud. El retraso en el diagnóstico, como el experimentado durante la pandemia de Covid-19, refuerza la necesidad de vías de diagnóstico precisas y oportunas para los ciudadanos y pacientes europeos.

La prevención y el cribado del cáncer son una parte vital y rentable de cualquier iniciativa para controlar muchos cánceres y reducir el número de muertes por cáncer en Europa. El Código Europeo de Prácticas contra el Cáncer, por tanto, complementa el Código Europeo contra el Cáncer, que identifica los doce pasos clave que todos los ciudadanos europeos deben tomar para reducir su riesgo de cáncer.

El Código está disponible a través de la Organización Europea del Cáncer. Cada uno de los 10 derechos generales se ha traducido a diferentes idiomas europeos y está disponible en papel y en línea aquí. El Documento de respaldo de evidencia y literatura médica también está disponible en línea aquí.

Junto con nuestra Quality Cancer Care Network, discutiremos con nuestras Sociedades Miembros y el Comité Asesor de Pacientes la producción de declaraciones del Código específicas para sitios de cáncer individuales (colorrectal, mama, próstata, pulmón, por ejemplo) y aspectos particulares de la práctica del cáncer (por ejemplo, primario atención, atención multidisciplinar).

También discutiremos el potencial para desarrollar el Código para poblaciones particulares de pacientes (por ejemplo, en base a su edad) que sustenta la prestación de servicios contra el cáncer, reflejando nuevamente el trabajo sobre los Requisitos Esenciales para una Atención Oncológica de Calidad.

El Código y el material de apoyo son “documentos vivos” que se revisarán constantemente para garantizar que recogen los requisitos más actualizados de los ciudadanos y pacientes europeos, respaldados por una visión completa y equilibrada de la evidencia existente y emergente que respalda la Códigos De esta manera, el Código no solo funcionará como un documento de apoyo y asesoramiento para una amplia gama de personas y organizaciones, sino que también se convertirá en el foco de una evaluación crítica constante y la actualización de la base de evidencia que será esencial para sustentar las mejoras continuas en los resultados. para los pacientes europeos con cáncer.

Mas información

https://www.europeancancer.org/2-standard/66-european-code-of-cancer-practice

Cáncer de mama: cómo se vive la enfermedad en tres etapas de la vida

Elena (35), Luisa (46) y Maria Teresa (66) son tres mujeres a las que diagnosticaron en momentos muy distintos. Curadas o no, hablan de su experiencia para concienciar de que este tumor puede aparecer en cualquier edad. 

Elena, Luisa y María Teresa no se conocen de nada, ni siquiera comparten la misma edad, pero hay algo que las une y que es inexplicable para quien no lo haya vivido: las tres han pasado por un cáncer de mama. A cada una la enfermedad le llegó en un momento distinto de su vida y las cambió para siempre. Ellas son el ejemplo de que el cáncer no entiende de edades y puede aparecer en cualquier momento.

Elena lo descubrió a los 33: “Yo me lo note duchándome”. Estaba practicando la autoexploración, el método recomendado para detectar anomalías en las mamas mediante palpación, cuando notó algo extraño. “Era un triple positivo, un tipo de cáncer que responde a las hormonas estrógeno y progesterona, el pack completo”.

A Luisa le detectaron la enfermedad con 43 años y, desde entonces, explica que ha sufrido “una mastectomía radical con vaciamiento de ganglios”. “He pasado por miles de pruebas: radioterapia, hormonoterapia… Me han reconstruido las mamas y hace unos meses tuve una progresión en los huesos”, cuenta. Dos años después, tiene clara su situación: “El mejor de mis escenarios es que puedan cronificar la enfermedad para que no siga avanzando”.

Para Maria Teresa ha pasado bastante más tiempo desde que le dieron la noticia a sus 57 años. Ahora, con 66 y jubilada, piensa en ese momento y admite que “fue un palo porque no te lo esperas nunca”. En su caso, se hacía mamografías “todos los años”, aunque el diagnóstico no fue una sorpresa del todo: “Yo ya sospechaba algo cuando fui, notaba cambios en la mama, un pezón retraído”.

Recibir el diagnóstico

Nadie sabe cómo reaccionar cuando te comunican que tienes cáncer, “aunque lo vas asimilando cuando te empiezan a hacer tantas pruebas. Sabes que hay algo que está fallando, pero cuando te lo verbalizan caes en shock“, explica Luisa. Ella decidió realizarse todas las pruebas en secreto, sin decirle nada a su familia. “Recuerdo que dije: ‘cualquier cosa después de la comunión de mi hijo’. Mi obsesión era no fallarle, no entristecer su momento. Fue como… ahora no me viene bien, como si pudiésemos dar la bienvenida al cáncer cuando nos convenga”. Ella esperó a una mañana de domingo para contárselo a sus hijos. “Lo que sientes es culpa cuando te lo dicen. Culpa porque no podía caer enferma porque soy madre, porque no me acordaba de cuándo había sido la última revisión”.

“Lo que sientes es culpa cuando te lo dicen. Culpa porque no podía caer enferma porque soy madre, porque no me acordaba de cuándo había sido la última revisión”

María Teresa tuvo una reacción similar y no quiso decírselo a su hijo, que estaba en Navarra estudiando, hasta que terminara los exámenes. “Me preocupaban esas cosas, lo de alrededor, más que la enfermedad en sí”, rememora de ese día en el que la acompañó su vecina enfermera al hospital. “Me entraron nervios, miedo no, porque pensé que lo habíamos pillado y lo iba a pasar, nunca he asociado la enfermedad con la muerte“.

“Yo me quedé en shock”. Tras la biopsia, Elena acudió a la consulta del médico con su madre y una amiga, pero no fue hasta horas después cuando lo asimiló por completo. Llevó su enfermedad muy discretamente “porque no quería generar penas ni oír el ‘pobrecita que tiene cáncer'”.

El después

Dicen que es un paréntesis, pero he aprendido que no es un paréntesis que se abre y se cierra, sino que es una etapa nueva y completamente distinta. Las secuelas van a estar contigo siempre, no hablamos de ellas porque son tabú, tienes que dar las gracias por haberte curado y no puedes quejarte”. Elena ha pasado por quimioterapia, cirugía, radioterapia, inmunoterapia y aún le quedan cuatro años de hormonoterapia. Aunque hace año y medio que acabó la quimio, sus efectos secundarios ya son su nueva realidad.

Es una visión de la vida después de la enfermedad que comparte Maria Teresa: “Tener cáncer es empezar otra vez de nuevo cuando acabas el tratamiento”. Su tumor estaba en un estadio anterior al terminal, con metástasis múltiples en la axila. Tuvieron que realizarle una mastectomía radical, incluido el músculo del pectoral, y sabe que su brazo nunca volverá a funcionar como antes.

“Tener cáncer es empezar otra vez de nuevo cuando acabas el tratamiento”

Cambio vital

Luisa, que sigue con la enfermedad, cree que “hay alrededor del cáncer una especie de aura donde todas nos vestimos de rosa y nos vemos muy felices, pero hay que vivir el día a día, las secuelas, cómo te cambia ya no solo tu cuerpo, sino tu estado de ánimo, tus fuerzas y tu mentalidad. Prácticamente es imposible ser la misma persona que eras antes, eres distinta”.

Cuando Elena, que ahora tiene 35, piensa en lo que podría haber sido su vida con 33 años sin cáncer, tiene claro qué ha perdido: “He reducido las posibilidades de ser madre a cuatro óvulos congelados cuando tenga 40 años”. Nunca ha tenido un fuerte deseo por tener hijos, pero por su edad, en su entorno casi todas sus amigas ya eran mamás. “Cuando te dicen que a lo mejor no puedes ser madre, piensas ‘vaya, a lo mejor sí quiero serlo’. Es una parte que el cáncer me ha quitado”. A eso se le suma el no haber podido divertirse como cualquiera en esa edad al estar “presa de la cama” porque el tratamiento le impedía siquiera hablar por teléfono.

“El cáncer me ha quitado sentirme mujer”. A Luisa le realizaron una doble mastectomía y, al igual que Elena, la sometieron a una castración química. Para ellas, la pérdida de la menstruación y la llegada de la menopausia a raíz de la quimioterapia es lo que hizo que dejaran de sentir su feminidad. “Este cáncer para nosotras es devastador porque dejas de ser mujer”, coincide Elena.

“El cáncer me ha quitado sentirme mujer”

Sorprende que María Teresa, curada hace ocho años, ha logrado verlo con otro punto de vista: “Empecé a apreciar cosas que antes no valoraba. Me di cuenta de que me encantaban los árboles, me olía la hierba como nunca antes…”

En los ojos de los otros

Tanto Elena como Luisa coinciden en que la reacción de los demás ha sido muy hiriente. “Es una enfermedad muy larga y te das cuenta de que te dejan de lado sin querer. A la gente le viene muy grande”, resume Elena, quien asegura que “aún estando siempre con mi familia y amigos, tuve esa sensación de vacío, de soledad pura”.

Ese miedo a ser “el monotema” por repetir que no se encuentran bien es lo que muchas veces les hace sentir desamparo. “El no querer dar pena, que no te traten como una pobrecita. No somos ni eso ni superheroínas, somos mujeres que estamos pasando por una circunstancia difícil y lo que necesitamos es apoyo”, resume Fernanda.

Para evitar esas situaciones, Elena tiene un aviso para todos los que traten con un paciente oncológico: “Escucha más, habla menos, cuida, acompaña, empatiza y no intentes dar consejos que puedan desautorizar al doctor”.

 

Fuente: 2o minutos

Webminar Cirugía conservadora con colgajos de perforantes de la pared torácica

 

Unirse a la reunión

 

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]